Formulario de búsqueda

Vulcano resiste

07/18/2017 - 15:02
La gráfica cooperativa y su presente ante la crisis

La historia de la cooperativa Gráfica Vulcano, miembro de la Federación de Cooperativas Autogestionadas de Buenos Aires (Fedecaba), es un claro ejemplo de persistencia en la lucha por la defensa del trabajo digno.

Tras declarar la quiebra, la empresa cerró sus puertas en las vísperas de la navidad de 2014, dejando en la calle a 15 familias. No solo no se pagaron sueldos e indemnizaciones sino que la patronal sacó de manera ilegal maquinaria del establecimiento.

Tras 15 meses de litigios legales y de acampar durante todo ese tiempo en las puertas de la fábrica (ubicada en el barrio de Boedo), el 10 de mayo de 2016 los trabajadores pudieron volver a ingresar y poner la gráfica en funcionamiento, organizados en cooperativa.

En la actualidad, si bien han podido mantener el ritmo de trabajo que venían teniendo en el último tiempo, cuenta Daniel García, presidente de Vulcano, que los efectos del tarifazo y la apertura de importaciones los han afectado.

En ese sentido, hoy están turnando el uso de las maquinarias: las que más gastan se utilizan por la mañana y las otras por la tarde. “Vemos lo que están sufriendo otras cooperativas y pymes, que han pasado a pagar de mil a diez mil pesos de luz, y si tenes que pagar esos valores en servicios no te podes hacer retiros”, dice.

Para él, una solución posible para este conflicto sería pensar en la aplicación de una tarifa diferenciada: “No sé si un subsidio es conveniente. Pienso que la solución es una tarifa diferenciada para cooperativas y pymes porque sería algo que quede en el tiempo, no un subsidio que hoy te dan y mañana te sacan”.

En cuanto a la apertura de importaciones y su impacto en el mercado interno, García explica: “nosotros hacemos libros comerciales, carpetería escolar, biblioratos, cuadernos anillados y espiralados. En cuanto a biblioratos y carpetería, desde que se abrió la importación, nos tiró la venta en un 70%. Todo lo que venga de afuera nos afecta y mucho. Un bibliorato, a nosotros nos sale de costo 29 o 30 pesos y los biblioratos de afuera, los chinos precisamente, entran a 16 o 17 pesos. Entonces es imposible competir. No hay forma”.

 

En este sentido, remarca la importancia de que haya una ley que ampare al mercado interno: “Yo no quiero que al tipo que toda su vida importó de la noche a la mañana le digan: “no, no importes”, porque no me gustaría a mí que a la cooperativa, que es gráfica, le digan que se dedique a otra cosa. Pero si pienso que tiene que haber una ley que diga que, por ejemplo, si traes 10 mil carpetas de afuera, hay una regulación que implica comprar 6 mil o 7 mil del mercado interno”, opina.

 

 

 

Suscribirse al Newsletter
Suscripto a CNCT newsletter feed
Foros de Debate
Red Textil Cooperativa
Red Colmena
Red de Cooperativas de Tecnología
Diarios y Comunicadores
PROGRAMA CAPACITACIÓN CON OBRA