Formulario de búsqueda

Voces cooperativas en contra del 2x1 a genocidas

05/12/2017 - 16:09
Referentes de cooperativas y federaciones que integran la CNCT, opinaron sobre el repudiable fallo judicial que beneficia a represores.

El pasado miércoles se llevó a cabo una multitudinaria movilización en Plaza de Mayo pero también en muchísimos puntos del país, como clara señal de una sociedad que no olvida, no perdona y tampoco se reconcilia, en el marco de un fallo que no solamente benefició al represor Luis Muiña sino que también dejó la posibilidad de que otros condenados por crimines de lesa humanidad, puedan salir en libertad.

En este sentido, y luego de haber participado de la jornada de lucha, referentes cooperativistas de todo el país expresaron sus opiniones frente a esta situación.

"Hay que resaltar que los sectores sociales y económicos, que fueron los que auspiciaron todas las atrocidades y el propio golpe de Estado, hoy salen valentonados a partir de un clima político que se genera por declaraciones de funcionarios como Lopérfido o de diputados con carteles diciendo que se acababa el negocio de los derechos humanos. La Corte se hace receptiva de este clima y lanza esta aberración jurídica que representa una humillación y un peligro para toda la población argentina. Que anden por la calle los represores, los autores de delitos de lesa humanidad, lesiona seriamente a la democracia", dice José Sancha, Secretario de la CNCT.

"Es volver a que el Estado nos diga que nos vamos a encontrar con los torturadores caminando por las calles".

De la federación Manuel Belgrano expresaron que “esta medida tiene como primer objetivo, cumplir con parte de la estrategia del gobierno de Macri, en términos de destruir todo lo logrado en los últimos años”. Rufino Almeida, además dice que: “es importante resaltar la inconstitucionalidad de esta medida, que tiene la gravedad de igualar delitos comunes con delitos que son contra la humanidad como fueron los secuestros, las torturas, las violaciones, el robo de bebés, el asesinar y quemar los cuerpos para hacerlos desaparecer, tirar gente indefensa desde aviones al mar. Todo ese tipo de delitos aberrantes tenía un fin fundamental que era destruir cualquier tipo de resistencia a un proyecto de país que fue aplicado a través del genocidio. Si lo miramos desde ese punto de vista, se vuelve a cumplir con una serie de medidas y de estructura que, sin ser del nivel de violencia que tuvo el genocidio, hoy dan plataforma para destruir los derechos civiles, laborales y económicos logrados durante los últimos años, que permitieron el avance del pueblo y los trabajadores. Esta medida es un escalón más, parte de un proceso en el que vuelven a estar emparentados los mismos socios del genocidio: las multinacionales, la embajada norteamericana (con una estrategia para toda la región), los bancos, la Iglesia (que hoy lanza la opción de la reconciliación, como en los 90). El objetivo estratégico fundamental para frenar la resistencia popular al ajuste y la entrega de los recursos nacionales, es a través de la represión. Por eso se quiere garantizar a las fuerzas armadas libertad e impunidad para que puedan intervenir y a su vez, desvalorizar la estructura simbólica que implica la lucha por los derechos humanos”. Almeida también se refirió a la incertidumbre jurídica que esto genera: “para todos los que intervenimos en estos procesos: victimas, familiares, compañeros sobrevivientes, testigos, todo esto deja en total desamparo a los hijos que han recuperado su identidad, a quienes damos testimonio en los juicios (con todo lo que ello implica). Es volver a que el Estado nos diga que nos vamos a encontrar con los torturadores caminando por las calles. Además, se demuestra en la práctica como están valentonadas las fuerzas de seguridad y los sectores que están dispuestos a volver a intervenir de la misma manera que ya lo han hecho contra el pueblo. Hay una alianza jurídico/mediática/política en la que intervienen periodistas, jueces, fiscales y gente que se arroga un lugar en la democracia, y que destruye a personas a través de la propaganda, la difamación y las causas armadas".

Por su parte, Lorena Palchasky se refirió a este hecho como “una falta de respeto a las Madres, a las Abuelas y a la sociedad en general”. “No fueron delitos comunes los que cometieron los genocidas, son crímenes de lesa humanidad. Como sociedad, tenemos que tener Memoria de toda lo que pasó durante esa dictadura. Como escuché decir, por ahí no tenemos un familiar al que le haya sucedido algo en esos años, pero sí tenemos un vecino, un conocido, un compañero de cooperativa que ha sufrido esta situación. Esos jóvenes peleaban por una sociedad mejor para todos, por eso, estamos totalmente en contra del 2x1, repudiamos la decisión de la Corte Suprema y estamos presentes por que no los vamos a dejar pasar. La lucha continua”. 

Alberto Rosa, presidente de la Federación de cooperativas de Trabajo de Actividades Portuarias y Afines (Fecooaport Ltda), también dio su punto de vista: “Me parece una locura este fallo de la Corte. Hablamos de los genocidas que le han hecho tanto daño a nuestro país, no solo a la gente que puntualmente se llevaron, torturaron y sobre la que hubo tanta muerte. Como sociedad no podemos volver atrás. Tenemos un país que hay que sacar adelante y no podemos volver ni un paso atrás. A los genocidas no se los puede tratar ni como presos ni como delincuentes comunes sino que tienen que pagar por todo lo que han hecho, en cárceles comunes. Con todo el daño que le han hecho a la sociedad, no podemos permitir que esta gente tenga el beneficio del 2 x 1". 

"Esos jóvenes peleaban por una sociedad mejor para todos, por eso, estamos totalmente en contra del 2x1, repudiamos la decisión de la Corte Suprema y estamos presentes por que no los vamos a dejar pasar. La lucha continua”. 

La federación de cooperativas de trabajo de Tigre también alzó la voz. “Los compañeros y las compañeras de la Federación pensamos que este fallo de la Corte es totalmente repudiable y que no podemos retroceder en las políticas de Memoria, Verdad y justicia por las que luchamos tantos años. Los genocidas tienen que cumplir sus condenas de manera completa y, como corresponde, en cárceles comunes", dijo Esmeralda Albarracín, presidenta de Fecootraun Tigre.

"La sociedad hizo sentir a lo largo de estos días su indignación. En los últimos años se construyó y generó mucha memoria y eso tiene su peso. Primero me asusté por lo que podía llegar a pasar y después me di cuenta de que, por ejemplo, hasta aquella gente que no se unía a la lucha de derechos humanos decía presente en esta oportunidad. Hay una sociedad que reaccionó y que movilizó de manera amplia y en grandísimo número. Desde nuestro sector, intentamos aportar con el corte de pañuelos, mostrándonos siempre unidos como gremio, como sector preocupado no solo por el trabajo sino también por los Derechos Humanos. Esto tiene que ver con un modelo de país en el cual queremos vivir. No hay que bajar los brazos porque lo que quieren hacer es destruir por eso, tenemos que seguir en la calle, como venimos estando", dijo Joaquín Fernández, presidente de la Red Textil Cooperativa (RTC). Por su parte, Elsa Vega, de la cooperativa “Creciendo Juntas” –asociada a la RTC- contó que pudo participar de la movilización acompañando a su hija de 20 años, lo que le trajo un montón de recuerdos porque vivió la época del proceso. “No estoy para nada de acuerdo con el 2 x 1. Quienes torturaron y asesinaron tienen que cumplir su condena como corresponde, en cárceles comunes", agregó.  

"Lo que hoy estamos viviendo con esta política de gobierno destinada a negar absolutamente todo lo que tenga que ver con lo nacional y popular"

El presidente de la federación asociativa de diarios y comunicadores cooperativos de la república argentina, Julio Delgado, también se refirió a este hecho: "Desde nuestra Federación entendemos que lo que hoy estamos viviendo con esta política de gobierno destinada a negar absolutamente todo lo que tenga que ver con lo nacional y popular, hoy va aún más allá: implica negar lo que realmente sucedió en Argentina, lo que fue el terrorismo de estado, lo que fue un genocidio". 

Mónica Troncoso, de la federación de cooperativas de trabajo de La Rioja, afirmó: "Estos asesinos han destruido la célula más importante de la sociedad que es la familia, algo muy caro para los sentimientos del ser humano. Por lo tanto, es inconcebible que haya jueces que actúen con la misma frialdad con la que actuaron estos asesinos y reduzcan las penas de esta manera. Total repudio ante tan desagradable decisión". 

"Han ido más allá de las fronteras de la legalidad, del derecho constitucional"

 “El fallo de la Corte es una aberración. Han ido más allá de las fronteras de la legalidad, del derecho constitucional y por eso, desde Fecootraun Florencio Varela repudiamos enérgicamente la aplicación del 2 x 1 a delitos de lesa humanidad. Desde ya que queremos que quienes han secuestrado, violado, matado, participado de la desaparición forzada de personas, estén en cárcel común, como delincuentes y genocidas que son", enfatizó José Luis Albornoz, tesorero de la federación.

"El fallo del 2x1 a genocidas es uno de los hechos más graves que estamos viviendo: atenta contra la democracia y contra la vida institucional de nuestro país. Nos pone como sociedad, en la obligación de manifestarnos, de unirnos y, con mucha fuerza, demostrarle a los poderes que queremos un país con Justicia, que construimos sobre la Memoria y que los genocidas tienen que estar en la cárcel. Nunca más queremos volver a vivir en una dictadura”, expresó Laura Yanella, de Red Colmena, y agregó sobre el acto realizado: “es sumamente positivo que se haya realizado un acto con amplia participación de todos los sectores, es un signo importante dado por dirigentes y referentes el hecho de estar a la altura de lo que el pueblo y la sociedad necesitan, demostrando que cuando el pueblo se moviliza logra frenar estas cosas”.

“El movimiento cooperativo no negocia la democracia y este tipo de fallos la ponen en duda”

A su turno, Luis Coria de la federación de Recicladores, afirmó que este “es el embate más fuerte que ha hecho el neoliberalismo”. “A 40 años de lucha de los organismos, esta medida rompe con todos los acuerdos internacionales que enmarcan a los delitos de lesa humanidad. Si acá hoy viviese Hitler, esta Corte Suprema lo dejaría libre. No podemos dejar pasar este momento histórico que vive la Argentina y debemos ser protagonistas para que esto no pase nunca más en nuestro país. Por eso, con el mismo lema que tuvo la marcha, nosotros, como Federación y como cooperativas, decimos: señores jueces, nunca más", agregó.

“El movimiento cooperativo no negocia la democracia y este tipo de fallos la ponen en duda”, aseguró Leandro Monk, de la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajo de Tecnología, Innovación y Conocimiento. Y agregó: "Es sumamente preocupante que a través de este fallo de la Corte, se le pueda otorgar el beneficio del 2 x 1 a los represores en prisión”.

Sin dudas que hay un Pueblo que dice una y otra vez: nunca más. “No queremos volver a los años más oscuras de nuestra historia y no queremos ningún genocida suelto en las calles”, finalizó Christian Miño, presidente de la CNCT. 

Suscribirse al Newsletter
Suscripto a CNCT newsletter feed
Foros de Debate
Red Textil Cooperativa
Red Colmena
Red de Cooperativas de Tecnología
Diarios y Comunicadores
PROGRAMA CAPACITACIÓN CON OBRA