Formulario de búsqueda

Revista Cítrica, nominada a los premios democracia

10/13/2017 - 15:21
La distinción reconoce el compromiso con la democracia de actores de diferentes ámbitos de la sociedad.

En consonancia con la fecha en la que en 1983 se restituyó el orden democrático en la Argentina, el Centro Cultural Caras y Caretas entrega los premios Democracia, un reconocimiento a "aquellos que demuestran día a día un compromiso cabal en vida y obra con los valores democráticos", según lo explican desde la web de la organización.

Desde el 2009, este premio distingue a personalidades y colectivos destacados de diferentes ámbitos, como ciencia y tecnología, cine, deporte, derechos humanos y sociedad, educación, literatura, música, pensamiento argentino, periodismo gráfico, digital y audiovisual, teatro y televisión.

En esta edición, el periodismo alternativo, comunitario, popular y cooperativo tiene un representante más que prestigioso entre sus nominados: Revista Cítrica.

La publicación, que comparte terna con los periodistas Ari Lijalad y Conrado Yasenza, se formó en el año 2010 con ex trabajadores y trabajadoras del Diario Crítica, quienes decidieron continuar trabajando de manera asociativa.

En el último tiempo, Cítrica tuvo un papel destacado con la cobertura realizada por el periodista Maximiliano Goldschmit sobre la desaparición forzada de Santiago Maldonado. El medio fue el primero en estar en el lugar y contar con testimonios de primera mano de los integrantes de la Comunidad de Cushamen que fueron reprimidos por Gendarmería Nacional aquel fatídico 1 de agosto.

En un contexto en el que se intentan imponer un sentido único desde los medios de comunicación hegemónicos y funcionales al poder, Cítrica es un ejemplo más que valioso de la potencia que los medios alternativos tienen a la hora de disputar agenda y luchar contra el discurso dominante. Cabe destacar que esta experiencia cooperativa forma parte de las dos federaciones de medios y comunicadores que nuclea la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT): Fadiccra (Federación Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos de la República Argentina) y Red Colmena.

A continuación, compartimos un texto colectivo redactado por los compañeros y compañeras del medio, en el que reflexionan sobre la historia y presente de la publicación y la distinción recibida a través de esta nominación:

Recibir la nominación para un premio, tan prestigioso, y junto a profesionales del periodismo de símil trayectoria, es un gran aliento que nos impulsa aún más para prolongarnos en el sendero que nos propusimos, allá por 2010, cuando cerró el diario Crítica de la Argentina. Nos gustaría pensar también que esta distinción nos excede, y que, a su vez, se multiplica, para alcanzar a todos los compañeros y compañeras de los medios cooperativos y autogestionados, que llevan a cabo diariamente esta difícil tarea de bogar contraculturalmente ante el socavante y asfixiante predominio de los medios hegemónicos, detentores del discurso único.

Hacemos extensiva, entonces, esta nominación a todos los compañeros y las compañeras que componen los medios compañeros de ruta. Estamos muy felices de compartirla con ellos. En tiempos donde los medios predominantes, lejos de informar, son apenas exégetas del poder, donde predominan los “portalistas” (portales de noticias de dudosa procedencia, que casi no tienen visitas y cobran cientos de miles de pesos de pauta oficial), o “panelistas” (pseudo periodistas opinólogos de todo, e informantes de la nada, voceros acérrimos de esos poderes escondidos en las sombras), los medios autogestivos son y serán fundamentales para retratar la realidad que nos toca atravesar.

Muchas veces queda expuesto a través de los medios hegemónicos, el hecho de categorizarnos de forma despreciativa. Nos califican como “alternativos”, pero en forma despectiva, una suerte de periodismo de segundo nivel. Quizá, en algún punto, esa palabra –alternativos- sea cierta, porque sí formamos parte de una “alternativa a nivel informativo”. Sin embargo, consideramos que los medios hegemónicos –en general- desinforman, o –en todo caso- deforman la información, en virtud de acomodar el discurso en favor del poder, es decir, los dueños de esos medios. Por lo tanto, no ejercen el periodismo propiamente dicho. Opinar de todo no es periodismo. Operar no es periodismo. Desinformar no es periodismo. Objetivizar sin subjetivizar, tampoco lo es. En cambio, el periodismo autogestivo, en su multiplicidad de voces y facetas, cooperativo, sin patronales, sin poderosos bajando línea, es una expresión del verdadero sentido de la etimología de la palabra periodismo. Con muchos errores, defectos, cuestiones para corregir, para mejorar, pero fieles a la esencia misma de la profesión.

Les deseamos larga vida al periodismo callejero, que retrata la lucha de los nadies, de las olvidadas, de los obreros despedidos, de las estudiantes, de los pueblos originarios, de los ecologistas, de las docentes, y tantos otros sectores marginados por los medios predominantes. El periodismo autogestionado es el espacio que debemos fortalecer, para que cimbren las noticias que los poderosos ocultan. Es un sendero difícil, pero digno, justo, y por ende, gratificante. Las huellas que deja el periodismo autogestionado son indelebles. El otro pseudo periodismo es pasatista. Parafraseando al Indio Solari, que cada uno decida de qué lado de la mecha va a encontrarse. Nosotros estamos del lado de nuestro compañero Miguel Grinberg, y de Walsh, Bayer, Galeano, Conti, Arlt, Oesterheld, Gelman, Soriano, Masetti, Urondo, y más. Estos son nuestros faros en los mares de noches tormentosas.

 

Suscribirse al Newsletter
Suscripto a CNCT newsletter feed
Foros de Debate
Red Textil Cooperativa
Red Colmena
Red de Cooperativas de Tecnología
Diarios y Comunicadores
PROGRAMA CAPACITACIÓN CON OBRA