Formulario de búsqueda

Representantes de AMMAR visitaron la sede de la CNCT

03/15/2017 - 19:42
Para charlar sobre la lucha de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina por la defensa de los derechos de las trabajadoras sexuales

“La lucha pasa porque el Estado reconozca a la prostitución como un trabajo”. Así lo afirmaba Georgina Orellano, miembro de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina, este martes en la visita que realizaron a la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo junto a Ana Arriaga y Karina Zagarese.

Ammar es una asociación civil que nuclea a más de 6500 mujeres y trans y está presente en diez provincias, fue creada hace 22 años con el fin de organizarse, defender los derechos de las trabajadoras sexuales y dar batalla para conformarse en un sindicato. Actualmente, están nucleadas en la CTA.

Durante la visita se tocaron varios puntos. Entre ellos, la visión del Estado como articulador de políticas. En este sentido, Georgina afirmó que “la lucha pasa porque el Estado reconozca a la prostitución como un trabajo y que nosotras, a través del monotributo, con la categoría de trabajadora sexual, poder acceder a los derechos, como ser obra social y aportes jubilatorios”, sostuvo.

Desde Ammar además se impulsan trabajos territoriales, visitando a cada trabajadora a quien se le entrega material informativo sobre la organización además de los cuidados y prevención de enfermedades. En Capital Federal, por ejemplo, hacen relevamientos de papelitos en la vía pública. “Cuando vemos un papel de algún departamento privado nuevo, llamamos al lugar, concretamos una visita. Así comenzamos a concientizar y organizarnos”, cuentan.

Otro de los ejes que se habló en el encuentro, fue el reclamo que hacen desde la asociación para que se derogue la normativa que prohíbe la oferta sexual en espacios públicos a nivel nacional. “Acá (en la Ciudad de Buenos Aires) no vamos detenidas pero sí nos realizan un acta contravencional por hacer el uso del espacio público, nos mandan hacer servicios comunitarios. En otros lugares como San Juan, Mendoza, Salta y Jujuy, las compañeras van presas hasta 60 días. En muy pocas provincias se derogó esta ley”, comenta Georgina.

El trabajo sexual encierra muchos prejuicios, son maltratadas y hasta marginadas. Sin embargo, son pocas las personas que las reconocen con el rol de trabajadoras. Muchas viven en constante vulnerabilidad, viven en hoteles porque se les hace muy difícil alquilar, y en varios casos son explotadas por un o una proxeneta, además de sufrir abusos por parte de la policía. Cansadas de lidiar con todas estas vicisitudes se organizaron para dar batalla por conseguir su propia ley que las ampare.

Suscribirse al Newsletter
Suscripto a CNCT newsletter feed
Foros de Debate
Red Textil Cooperativa
Red Colmena
Red de Cooperativas de Tecnología
Diarios y Comunicadores
PROGRAMA CAPACITACIÓN CON OBRA