Formulario de búsqueda

Las fabricas recuperadas en la mira del gobierno

11/15/2018 - 14:13
Grave conflicto se presenta luego de que el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes) intentara suspender la matrícula de Frigocarne, el frigorífico recuperado por sus trabajadores de la localidad de Máximo Paz que emplea a más de 140 personas.

“Cultivamos el valor de la Solidaridad, como el trabajo de todos por el bien del conjunto” es la frase que se puede leer en la portada de la página web del organismo gubernamental, dependiente del Ministerio de desarrollo social. El Inaes es el órgano que debería ejercer funciones de promoción, desarrollo y control de la acción mutual y cooperativa. Sin embargo, sobran los casos en los que parece que actúa para ahogar el sector, no para impulsarlo.

Como es de público conocimiento en lo que va de la gestión del gobierno de Cambiemos, ya son más de seis mil las cooperativas a las que se les ha dado de baja o le han suspendió sus matrículas. Esta es la situación que hoy se presenta y que cientos de trabajadores y trabajadoras cooperativistas están atravesando.

Uno de los casos es el de Frigocarne, el frigorífico recuperado de Máximo Paz -provincia de Buenos Aires- que es la principal industria de la zona empleando directamente a más de 140 personas, cuya matrícula quiso ser suspendida días atrás.

Por esta razón sus trabajadores se presentaron intempestivamente en el hall del edificio del organismo y allí permanecieron de manera pacífica durante varias horas para reclamar por esta situación. Lograron aplazar esta medida, pero no saben hasta cuándo. “La Mesa de la Carne está operando con el gobierno para sacarnos del juego, después del esfuerzo que hicimos durante 15 años para sostener nuestra fuente de trabajo”, le dijo a la prensa el secretario de la cooperativa, Miguel Saavedra. “El Inaes busca cualquier artilugio posible para sacarnos del juego”, reclamaban allí, contando que luego de un año y medio que atravesaron cuidando las máquinas y las condiciones de la planta para que no se robaran las cosas, lograron reactivar la cooperativa. El problema fue luego, ya que en el transcurso de tres meses les realizaron 25 inspecciones. Fue allí cuando el organismo dio cuenta que 60 trabajadores de la planta no estaban inscriptos en el monotributo social, este fue el argumento de la suspensión de la matrícula.

En este sentido, Federico Tonarelli, presidente de la cooperativa del Hotel Bauen –uno de los emblemas de las recuperadas-, y miembro de la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajadores Autogestionados (FACTA), expresó con respecto al conflicto: “Se conjuga todo, los conflictos no tienen un único motivo que lo hacen visible”.

En este punto, hizo hincapié en tres factores fundamentales que se complementaron para llegar hasta aquí: “en primer lugar, los empresarios de la carne queriendo acaparar el negocio, diciendo de manera maliciosa que las cooperativas de trabajo que recuperaron frigoríficos son una compaña desleal cuando no lo son, cuando todos sabemos que las cooperativas devenidas de un proceso de recuperación de empresas, en realidad tenemos muy cuesta arriba la conformación de la cooperativa, la reapertura de las empresas, la inserción en el mercado. Lejos de ser competencia desleal, son un esfuerzo enorme que hacen los trabajadores después que los mismos empresarios llevaron a la quiebra a esos frigoríficos”.

Luego, continúa diciendo que hay que tener en cuenta en el análisis que el mercado de Liniers –ubicado en el barrio porteño de Mataderos- se mudará próximamente después de 100 años. “En principio se mudaría a Cañuelas, una localidad muy cercana a Máximo Paz, lo que pone a los compañeros de frigorcarne frente a una excelentísima oportunidad para trabajar”.

Por último, dice que “el broche de oro” de esta situación lo pone el Inaes “amparándose en cuestiones de carácter formal que son importantes pero no son de fondo, si tienen en cuenta la naturaleza de las empresas recuperadas y cómo se fueron conformando y aprovecha la oportunidad como para intentar abrir un sumario, suspenderles la matricula. En definitiva, llevar la cooperativa a otro conflicto más, además del problema que tienen con los empresarios de la carne, con la falta de trabajo y con la posibilidad de conformar la cooperativa en términos normales”, finalizó.

Frigocarne es uno de los casos, a este se suman La Foresta, Yaguané, Renacer, una de las recuperadas más recientes de la Ciudad de Buenos Aires que fue desalojada días atrás en un operativo policial. Esta medida se pudo revertir luego.

A esta altura, no quedan dudas de que el cooperativismo de trabajo, las fábricas recuperadas por sus trabajadores no son un tema que le preocupe demasiado al gobierno. Como venimos sosteniendo desde la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo, las tarifas que son impagables, el aumento de los productos de la canasta básica, la falta de empleo, fábricas que cierran, un presupuesto de ajuste que nos pone de rodillas frente al FMI, son consecuencia de la desidia de un modelo de país que solo apuesta a generar cada vez más riquezas para las grandes corporaciones.

Suscribirse al Newsletter
Suscripto a CNCT newsletter feed
Foros de Debate
Red Textil Cooperativa
Red Colmena
Red de Cooperativas de Tecnología
Diarios y Comunicadores
PROGRAMA CAPACITACIÓN CON OBRA