Formulario de búsqueda

“La batalla cultural es también comunicacional”

08/31/2017 - 16:14
Entrevista a Maximiliano Goldschmidt, periodista de Revista Cítrica, a propósito de la cobertura que realizó sobre la desaparición forzada de Santiago Maldonado desde el lugar de los hechos.

Una vez más, los medios de comunicación hegemónicos se vuelven el brazo informativo de los gobiernos de derecha. El tratamiento que han hecho sobre la desaparición forzada de Santiago Maldonado, en consonancia con las versiones falsas sobre el paradero del joven difundidas desde el propio Gobierno Nacional, problematizan el rol de los medios ante este tipo de delitos y la relaciones de complicidad que muchos tejen con los poderes de turno.

En este contexto, los medios comunitarios, populares, alternativos y cooperativos han realizado un aporte más que fundamental, en pos de echar luz sobre lo sucedido con Santiago.

La Revista Cítrica, conformada en cooperativa desde hace varios años e integrada por ex trabajadores y trabajadoras del Diario Crítica, fue uno de los primeros medios en llegar al lugar de los hechos y tener testimonios de primera mano sobre la represión desatada por gendarmería, aquel 1 de agosto, y la desaparición forzada de Maldonado.

Mientras las cadenas del odio y el desánimo criminalizaban tanto a Santiago como a toda la comunidad mapuche, los testimonios recabados por el periodista pudieron poner la verdad sobre el tapete: los testigos declararon que a Santiago se lo llevó la gendarmería.

Maxi cuenta que tomaron la decisión de cubrir el caso a partir de ver la marcada estigmatización que había hacia la comunidad originaria en medios como Clarín y La Nación: “cuando detuvieron al lonko Facundo Jones Huala, preso ilegalmente por una causa en la que ya había sido juzgado, unos días antes había habido una marcha pidiendo su libertad en Tribunales y la reprimieron, metieron presas a varias personas y ese hecho nos llamó la atención. Fuimos a averiguar dónde estaban los presos y enseguida habían sido cambiados de comisaría, nos sorprendió la violencia. A los pocos días ocurre, también en Bariloche, una represión con detenidos y nos llamó también la atención cómo iba aumentando en los medios el tema, la estigmatización, el relacionar directamente a los mapuches con la RAM (Resistencia Ancestral Mapuche)..., eso nos hizo estar atentos”.

Al momento de la represión del 1 de agosto, el equipo de Cítrica ya había hecho un par de entrevistas con miembros de la comunidad de Cushamen y tenían contactos en la zona. Los primeros días siguieron el caso a través de ellos, pero continuaban notando que en los medios el tema estaba cada vez más tergiversado: “se decía que la comunidad no quería declarar y nosotros seguíamos llamando a ellos, a compañeros de la radio comunitaria de El Bolsón FM Alas, a los Organismos de DDHH, pero no había tanta información. Nos juntamos y decidimos hacer el esfuerzo y tratar de ir hasta el territorio para contar las cosas de primera mano. Fue la primera vez que la cooperativa decidió hacer una cobertura de este tipo, pero consideramos que la desaparición forzada de una persona y el tratamiento que estaban haciendo los medios comerciales del tema, ameritaba tratar de hacer el esfuerzo e ir”, explica el compañero.

“Esos contactos previos y el hecho de haber ido, es lo que también permitió poder ir a la comunidad, donde también tuvimos que hablar, al principio, para tratar de explicar que la idea era intentar compartir la información con todos los medios que pudiéramos, que estábamos viendo la persecución mediática en el marco de la desaparición forzada de Santiago y la persecución al pueblo mapuche. Tuvimos la suerte de que accedieron a hablar y contar, y que después la nota pudo circular”, relata Maxi.

Sostiene que los testimonios (que cuentan que luego de que la Gendarmería ingresó a la lof, Santiago corrió junto con los miembros de la comunidad, escapando de las balas de la gendarmería, que no logró cruzar el río y que quedó agarrado de una rama, con el agua hasta las rodillas y con los gendarmes encima), fueron terribles.

“A su vez, esto sirvió para empezar a desmontar muchas de las campañas y operaciones que estaban armando, como por ejemplo, decir que ellos no habían declarado cuando esas declaraciones ya estaban en la justicia, o que la comunidad no había dejado entrar a la prefectura a hacer la pericia, y eso también fue mentira y lo demostraron con fotos de un gomón y de los buzos de la prefectura que había encontrado una gorra de Santiago, lo del perro también (que llegó hasta el lugar donde se lo vio a Santiago por última vez, antes de ser subido al camión de la gendarmería), muchas de esas pruebas ya estaban en la justicia y no estaban en los medios de comunicación, y a partir de eso empezaron a estar”, dice el periodista.

En cuanto a la relación que forjó con los miembros del lof en resistencia de Cushamen, afirma que fue muy fuerte y que se dio así ni bien llegaron. “El tema de que la nota tuviera repercusión ayudó mucho porque ellos también vieron que, en algún punto, un medio autogestivo, cooperativo, estaba dándoles una mano, después empezaron a llamar un montón de radios y eso sirvió también para seguir difundiendo”.

En ese sentido, remarca que hay muchas mujeres al frente de la resistencia y de la lucha, que cuidan a sus hijos, hablan con los abogados y con los medios, consiguen cosas que se necesitan para la comunidad, “no paran un segundo, esa fue una de las cosas que más me conmovió ver de cerca”.

Para poder realizar la cobertura, Goldschmidt contó con la colaboración de compañeros y compañeras de la zona, entre quienes articularon esfuerzos: “Nosotros hicimos el esfuerzo de viajar pero paramos algunos días en las casas de los compañero de la radio, otros en las casas de los miembros de la comunidad, de otros amigos, y eso coincidió con la mañana en la que fue el rastrillaje”.

Aquí se desarrolla uno de los capítulos más fuertes de la cobertura. Relata Maximiliano que “ese miércoles hubo un operativo desmedido, con 150 efectivos de las policías federal, de Chubut, de Río Negro, aeronáutica, con helicópteros, drones, perros. Pudimos asistir al lugar junto con miembros de la comunidad y ahí otra vez ver la persecución, no nos dejaron llegar hasta el lugar, la policía nos empezó a filmar, las caras, la patente del auto, y eso a mí me indignó como periodista, es lo que viven ellos a diario. Me decían que no sabían por qué me sorprendía tanto si esto les pasa siempre”.

Ante esto, decidieron ingresar a la comunidad por un camino alternativo, a pie: “El entrar a la lof por atrás y pasar por los terrenos de Benetton, la cantidad de tierras que tienen estos tipos, que ni siquiera están ahí, que son empresarios extranjeros y que no paran de perseguir un segundo a las comunidades originarias, ese contraste fue muy fuerte. Y el poder que tienen, porque después caminando El Bolsón y la zona, había mucho miedo”, dice.

Afirma que esta desaparición forzada es en el marco de una persecución que continúa contra el pueblo Mapuche y que pudo ver el miedo y el poder que tienen estos empresarios, incluso mucho mayor que el de los gobiernos.

En cuanto al análisis mediático sobre el tratamiento del tema, él no puede creer cómo siguen mintiendo descaradamente y diciendo cosas que no son, inventando otras. Y, si bien ahora hay un poco más de información, más medios se acercaron a la zona y gran parte de la sociedad está movilizada, ve que los medios siguen mintiendo sin escrúpulos y que la investigación tampoco experimenta avances significativos, salvo el cambio de carátula de la causa a desaparición forzada.

A la hora de reflexionar sobre el rol de los medios cooperativos, comunitarios, alternativos y populares, Maxi dice que “en momentos de crisis y en momentos como estos, nuestro rol debe ser aún mayor. Nosotros fuimos porque nos daba asco la manera en la que se estaba tratando el tema por los grandes medios, pero nunca imaginamos que nuestro laburo iba a servir de tanto, que iba a poder aportar un grano de arena para poder romper ese bloqueo y ese blindaje mediático. Y la verdad que sirvió y creo que es un ejemplo también para nosotros, de acá en adelante y para un montón de otros medios”.

En esta línea cuenta que a los pocos días de estar el sur, llegaron los compañeros y compañeras de la Revista Mu (también cooperativa) y de La Garganta Poderosa, y que muchas de las coberturas fueron posibles gracias a que usar como lugar de referencia, casi como una redacción, a FM Alas.

“Vimos el poder de todo eso, que en algún punto coincide con la lucha que está dando el pueblo mapuche por organizarse, por no tener patrones, por manejar sus modos de vivir y sus formas económicas, que son distintas a las que imperan, y desde ese lugar, dentro de toda esta desgracia, de esta desaparición forzada terrible, de este Estado que desaparece, persigue y mata, creo que en algún punto en el cooperativismo y en los medios cooperativos se abre un camino muy grande para tratar de vencer a los medios  que se dicen grandes y ni siquiera llegaron al lugar”.

En cuanto a los desafíos para el sector señala que se experimenta que los medios comunitarios, cooperativos, alternativos y populares van creciendo en público, en las redes sociales, y que por eso la apuesta es seguir profesionalizándose cada vez más.

“Creo que tenemos mucho que aprender porque estos tipos saben lo que hacen, porque la batalla cultural también es la batalla comunicacional, y tenemos que tratar de estar a la altura de eso para luchar, en este caso por la aparición de Santiago Maldonado, porque cese la persecución al pueblo mapuche, y así con un montón de otros temas que me parece que vamos a tener que ir defendiendo, dice.

Para cerrar, señala que los medios en poder de las organizaciones, del pueblo organizado, tienen que ser una herramienta fuerte para impedir que sigan avanzando no solo el poder político, sino también el económico, en este momento que cada vez está más en manos de empresarios, de empresas, de multinacionales. Ante eso, tenemos que estar muy alertas y ver cómo logramos llegar a la sociedad, informar y contar lo que sucede”.


Fotos: Revista Cítrica 

Suscribirse al Newsletter
Suscripto a CNCT newsletter feed
Foros de Debate
Red Textil Cooperativa
Red Colmena
Red de Cooperativas de Tecnología
Diarios y Comunicadores
PROGRAMA CAPACITACIÓN CON OBRA