Formulario de búsqueda

“Hay una política represiva que es la única que puede sostener un proyecto de país y de región como el que estamos viviendo”.

08/29/2017 - 18:15
Rufino Almeida, referente de la Federación Manuel Belgrano, habla sobre la actual política de DDHH y la desaparición de Santiago Maldonado.

Desde la asunción de Mauricio Macri como presidente de la Argentina, se han experimentado una serie de retrocesos en políticas públicas relacionadas con la salud, el trabajo, la educación, la economía y el derecho a la comunicación, entre muchísimas otras. Lamentablemente, los Derechos Humanos no han escapado a esta triste lógica.

Ya en campaña y una vez en el poder, Cambiemos tendió a criminalizar las luchas populares de amplios sectores, el propio Macri se refirió a los Derechos Humanos como un “curro”, y se intentó de manera sistemática negar, invisibilizar y relativizar los horrores de la última dictadura militar (como cuando el ex funcionario Darío Lopérfido puso en duda la cifra de desaparecidos). En este contexto, la Justicia también intentó favorecer con el beneficio del 2x1 a los genocidas presos.

Hoy sumamos a esta seguidilla de hechos nefastos la lamentable desaparición de Santiago Maldonado tras un operativo de la gendarmería en la Comunidad de Cushamen. Pese a que hay testigos que declararon ver cómo los gendarmes subían a Santiago a una camioneta y a que, hace algunos días, se logró cambiar la carátula de la causa a desaparición forzada, el gobierno nacional sigue sin aceptar lo sucedido y, con la complicidad de grandes medios de comunicación, investiga pistas falsas que indican que el joven fue visto en distintas provincias de Argentina y en Chile, o ponen en tela de juicio sus actividades o el modo en el que vivía.

Para analizar este presente tan duro, conversamos con el compañero Rufino Almeida, quien no solo es referente de la Federación Manual Belgrano (nucleada en la Regional La Plata-Berisso-Ensenada de CNCT) sino que también lo es en temas de Derechos Humanos para la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo. Rufino sufrió los horrores de la Dictadura Militar del 76, estuvo detenido desaparecido, y lucho desde siempre por Memoria, Verdad y Justicia participando de manera activa por juicio y castigo a los culpables del genocidio. 

Votar al opresor

El compañero explica que, desgraciadamente y después de tantos años, la desaparición forzada de Santiago se da en un contexto de avance de la represión sobre los trabajadores y en las calles, con operativos contra los jóvenes y los más pobres, con una marcada persecución hacia los pibes. “Lo más trágico es que cuando los valores de la apropiación de la riqueza pasan a ser los preponderantes y a cualquier costo, y cuando grandes mayorías del Pueblo votan a sus propios opresores, se avalan estas lógicas y dan permiso a las patronales y al gobierno a quitar derechos y a usar la represión contra los que se resistan. Entonces, que sucedan cosas como una desaparición forzada, desgraciadamente, no es extraño”. Además, agrega que esto se da a nivel regional e internacional: “Cuando uno lo escucha a Trump, o al presidente de Perú, o al presidente de México, hablando barbaridades de la región, queda claro que hay un clima de mirada de derecha, represivo”.

Pueblos originarios

Rufino se permite ser crítico con las políticas hacia las comunidades originarias a lo largo del tiempo. “En el caso específico de los pueblos originarios, tenemos que admitir que los gobiernos democráticos no han hecho demasiado por resolver, de manera justa, su situación”, dice.

“Por lo tanto, la situación que se da ahora con el pueblo Mapuche es una repetición más que se engarza con el mal trato, el desprecio, con un Estado que en ningún momento tiene políticas coherentes, persistentes y justas para que recuperen sus territorios y la posibilidad de fortalecer su cultura y su modo de vida. Entonces es más fácil ponerlos al margen y, sobre todo, cuando están enfrentando en sus propios territorios a poderes como Bennetton, como Ledesma en Jujuy, como Lewis también en el sur, y los millones de hectáreas que silenciosamente posee la corona de Gran Bretaña. Son temas complicados. Alguien decía que en realidad la gendarmería es una fuerza privatizada que está para defender los intereses privados de estas estancias y, de hecho, la primera que salió a reclamar e defensa de los terratenientes ha sido la Sociedad Rural”.

Represión para sostener el modelo

“Hay una serie de acciones que muestran que hay una política represiva que es la única que puede sostener un proyecto de país y de región como el que estamos viviendo. Entonces, se cumple un poco lo que el inconsciente de Vidal la hizo decir en el principio de este gobierno: cambiamos presente por pasado. Esto es volver atrás, es volver a imponer las políticas de Martínez de Hoz, de la economía de la Dictadura y de la economía de los 90, y eso solo es posible con represión”, afirma.

Para profundizar el análisis, Rufino refiere a lo que sucede con los sectores que apoyan a este tipo de gobiernos: “Cuando una importante porción de la sociedad abraza los valores del éxito y de la apropiación individual y del enriquecimiento a cualquier costo, y vota estas opciones, está dándole permiso a los gobernantes a quitar derechos y a usar la represión contra quien se resista. Entonces es doblemente grave este tipo de situación”.

En relación a esto, dice que “hay una porción de la sociedad dentro de los sectores más pobres, trabajadores y clases medias, que están avalando esto, esta cuestión que trabaja muy bien la propaganda neoliberal y capitalista que es la del deseo de estar en otra situación, que es válido cuando pasa a ser un deseo compartido, un deseo en comunidad: el deseo de que todos avancemos, de que todas las familias avancen y estén bien, que tengamos políticas y un Estado al servicio de esas estrategias para que todos salgamos adelante. Nosotros, que venimos de las cooperativas, de la autogestión y de la democracia directa, somos los que queremos que ese mundo prevalezca: el mundo de los derechos humanos, cuando somos más humanos que nunca y cuando compartimos las cosas.”

Para él, el país de la Alianza PRO UCR y las corporaciones promueve el individualismo y la ganancia a cualquier costo social. Por eso, persiguen a toda forma solidaria de organización. Por eso también persiguen a las cooperativas y sindicatos y destruyen las políticas públicas de bienestar solidario.                         

“En manos de Macri, Bulrich, Vidal y Ritondo esto va empeorar y será más violenta la represión y las operaciones contra la organización solidaria del pueblo y la militancia. No sea en esta escalada que Santiago aparezca muerto en un enfrentamiento o atentado fraguado como hacían en la dictadura. Ya con Milagro la perversión UCR y su aparato judicial represivo está envalentonado y no respeta ni la repulsa internacional”, sostiene Rufino, con bronca y tristeza.

El Gobierno ante los Organismos de DDHH: un capítulo vergonzante

¿Cómo analizas la reunión que mantuvieron los Organismos de DDHH con los Ministros Avruj, Garavano y Patricia Bullrich? “Con el desprecio mostrado por Macri en su campaña respecto del curro de los Derechos Humanos, todas las operaciones respecto del negacionismo del genocidio, el intento del 2x1 para liberar a los genocidas, la complicidad de los jueces y los fiscales respecto de cómo demorar los juicios y las luchas de los Organismos de Derechos Humanos, el retiro de presupuesto para todas las actividades de búsqueda de los niños apropiados a recuperar por las Abuelas, todas estas situaciones, las provocaciones constantes. Cómo meter camiones del ejército dentro de la ex ESMA, el retiro de fondos para los lugares de Memoria, y sobre todo, todo un discurso de desprecio hacia los luchadores, los familiares, la militancia y la política, es sumamente coherente y lógico que pueda aparecer el exabrupto y la vergüenza que fue lesa reunión. Fue la frutilla del postre y, además muestra la baja calidad de personas que son, no solo de las políticas, sino de ellos como personas. Ni hablar de Patricia Bullrich, una traidora a su organización y militancia de juventud, una persona que está, evidentemente, al servicio de embajadas, y sostenida por políticas que no son las populares. Así que no extraña que tenga la cara de maltratar a los organismos y, sobre todo, cara a cara, frente a frente, a Carlotto, las Madres, los Hijos y otros organismos que estuvieron presentes. Es totalmente coherente con todo lo que estamos viendo”.

¿Qué se puede hacer frente a este retroceso que estamos viviendo? Ante esta pregunta, Rufino afirma que éste retroceso es, en realidad, el avance de las políticas de derecha y neoliberales que van contra todos los derechos, de las personas y de la comunidad. “Los objetivos de ganancia que tienen las empresas se ponderan, entonces van por el salario, por la baja de los presupuestos en los servicios del Estado a la salud, la vivienda, la educación, las políticas de la mujer, de niñez, medicamentos, retirar pensiones. Todo es en contra los más débiles, es hacer una transferencia de dinero hacia los sectores más ricos”.

Agrega que también significa retroceder desde el punto de vista cultural: “La política de Derechos Humanos es la expresión más alta de lo que es la solidaridad y de una sociedad, es la expresión más alta de los valores con las que se debe construir una sociedad. Pero esta gente y estas políticas están directamente en contra de todo eso, el individualismo, la apropiación individual, la prioridad de la renta, el esquema del éxito, la meritocracia, el emprendedurismo. Todo ello, implica el fondo cultural y valorativo del capitalismo y ese es el mundo que tenemos, un mundo en guerra donde los más débiles están cada vez más oprimidos, a pesar de contar con toda la tecnología, los alimentos y las capacidades financieras y de acumulación, que podrían depararnos un mundo con Derechos Humanos que estas políticas niegan”.

Manipulación mediática y condena mundial

También le preguntamos a Rufino su opinión sobre el tratamiento que ciertos medios de comunicación hegemónicos hicieron sobre la desaparición forzada de Santiago Maldonado, criminalizándolo primero y luego, difundiendo falsas teorías sobre su paradero. Ante esto, dice que “está en consonancia con algo que estamos viviendo también hace años, se está viviendo en la región, lo están sufriendo Venezuela, el proceso de paz en Colombia, ahora Ecuador. Esta alianza mediática, judicial, política, empresario, económica y financiera es la expresión más clara del sistema y el eje siempre es la criminalización de aquel distinto, de aquel que resiste o de aquel que propone una alternativa a esa vida de la jungla en la que el único que se favorece es el más fuerte”.

Después de haber sido modelo en el tema, hoy Argentina sufre una condena mundial por la desaparición forzada de Santiago y la prisión de Milagro Sala... “Lo de Milagro Sala, más allá de la venganza personal del Sargento Morales, de un radical de pura cepa (eso es la UCR de derecha más clásica, colaboradora de los bombardeos en Plaza de Mayo, la que avaló históricamente las masacres en el sur, de los peones rurales en la Patagonia trágica, de los trabajadores en la semana trágica, que dejaron regadas las calles con 39 muertes en el 2001… Son hipócritas), hay además razones racistas y persecutorias de este tipo de sectores, razones económicas y culturales. La Tupac Amaru es la expresión de la construcción basada en una identidad de clase, de raza, de color de piel, que puso en jaque cuestiones económicas: los negocios y negociados de las empresas constructoras de Jujuy y de esos sectores del radicalismo que siempre vivieron a la sombra del Estado y de las empresas constructoras. Los negocios de jueces y abogados, esa crema que está nuevamente en alianza con la derecha más servil, los sectores multinacionales…” afirma sosteniendo que esa es la alianza histórica de un sector que expresa a los profesionales que se escudan detrás del discurso contra la corrupción “cuando son ellos los peores corruputos”.

Un desafío para la región

Antes de finalizar la entrevista, él caracteriza lo que hoy sucede en el mundo como un conflicto terrible, en términos de la disputa entre sectores que todavía guardan los valores de la humanidad en su conjunto y los que son capaces de matar, masacrar, hacer genocidios, robar y ocupar tierras con tal de enriquecerse. Por eso, destaca los procesos que se dan hoy en día, como Lula recorriendo Brasil, las reuniones entre cooperativas y sindicatos para juntarse. “Esta es una pelea regional, no podemos seguir mirándonos el ombligo. Reitero que la que se da es una pelea regional en defensa de las naciones y las clases trabajadoras”, dice.

En este marco, aprovecha para hacer extensiva la convocatoria para este viernes 1 de Septiembre, día en que se cunple un mes de la desaparición forzada de Santiago: "Estaremos marchando a Plaza de Mayo para exigir su aparición con vida y castigo a los culpables de este lamentable hecho".

 

Suscribirse al Newsletter
Suscripto a CNCT newsletter feed
Foros de Debate
Red Textil Cooperativa
Red Colmena
Red de Cooperativas de Tecnología
Diarios y Comunicadores
PROGRAMA CAPACITACIÓN CON OBRA