Formulario de búsqueda

EL PANORAMA DEL COOPERATIVISMO EN MISIONES

10/24/2017 - 14:51
Aurelio Torres es el presidente de la unión misionera de cooperativas. En esta entrevista, cuenta sobre la federación y la situación que está atravesando el sector en Misiones.

Umiscoop es una federación que abarca cooperativas y empresas recuperadas, entre las que hay de construcción, producción de fenólicos, agropecuarias y metalmecánica por eso recibe el nombre de Unión Misionera de Cooperativas, “porque es más abarcativa que empresas que se dedican a alimentos o a la construcción, esa fue la idea de no encuadrarnos en un solo rubro ser abiertos”, dice Torres.

Contexto actual

Las empresas sociales que nuclea la federación están en su mayoría paradas por falta de trabajo, caída del consumo, tarifazo, “obras que nunca llegaron” y la apertura indiscriminada a las importaciones.

Es el caso de la fábrica recuperada de fenólicos (placa con varias capas de madera terciada de 2 a 3 cm de espesor), una empresa que trabajaba mucho con su misma provincia y otras tres más del país, hasta que sufrió las consecuencias de la importación de este material desde Brasil con un valor hasta del 50% más barato. La producción se frenó y hace más de ocho meses están sin trabajar.

Por otro lado, se encuentran las agropecuarias que “tienen momentos muy altos y otros bajos”. Y cuenta el de la actualidad: “ahora estamos atravesando por un momento muy bajo, porque hay empresas muy grandes que manejan el mercado, imponiendo el precio a los productores chicos.” En esa misma línea comenta que hay tres empresas que manejan el mercado: “Yerbatera del Nordeste S.A., El Vasco S.A. y Casa Fuentes, que fue vendida a capitales británicos. Todas ellas, hacen el oligopolio del té.”

Según Torres, el problema radica en que el Estado ya no participa más en la negociación como regulador y controlador de precios, un precio testigo para que los grandes no se aprovechen de los chacareros y de esa manera impedir que se flexibilice su trabajo. “Hoy el Estado está ausente, compran al productor primario como le gusta a ellos, el productor primario a pesar de tener sus organizaciones gremiales y todo, está atravesando por una etapa totalmente indefensa, como no hay un Estado que intervenga en la negociación están muy solos a la hora de negociar con un monstruo tan grande del producto.”, explica. “Lo mismo pasa con las yerbateras -la misma situación-con la diferencia que son cinco las que manejan el mercado. Es muy difícil para el sector primario, las cooperativas chicas que trabajan el secado del té y de la yerba tienen que terminar vendiéndole a estas empresas, porque son los que tienen el mercado hacia afuera, entonces ahí viene el problema de las chicas que se empiezan a debilitar tanto las cooperativas productoras de yerba, como de té.”

Muy por el contrario es el caso de la metalúrgica, dice, ya que es una de las pocas que funciona y muy bien en este tiempo. Esta cooperativa se dedica a hacer bobinados de motores eléctricos, reparación de chimeneas, mantenimiento de secaderos de té y de yerba. Además, cuanta con una tornería y trabaja con piezas de maquinarias agrícolas, entre otras cosas. Lo favorable para esta empresa social es que no solo produce o repara en la localidad, sino que abarca en toda la extensión de la provincia además hay cuestiones económicas que les favorecen, explica: “por ejemplo, la quita de retenciones a las exportadoras porque hay que acordarse que el té en la provincia de misiones es uno de sus fuertes, produce el 90% del té del país y el 95% de esa producción se exporta casi el total, le queda un margen interesante a las empresas de secado de té, y están modernizando sus plantas y dentro de la modernización entramos nosotros para prestarles servicios de refacción, remodelación y todo eso. A esa cooperativa le va bien.”

Un Estado en contra de las cooperativas

Ante el cambio de escenario con un Estado que intervenía, ya sea en una mesa de negociación de precios o simplemente dejando ser a estas empresas, hoy cuenta Aurelio lo difícil que es continuar con el desarrollo que tenían. “Entendemos nosotros que tanto las cooperativas de trabajo como las de producción, de servicios no están dentro de la agenda económica del gobierno nacional, somos gente que no participamos de esa agenda y ahí se agudiza más la pelea. Además, se suma la estigmatización por lo que le hicieron a Milagro Sala. Estamos demonizados totalmente”.

También hace referencia al tratamiento que reciben de parte de AFIP y del banco Nación: “La persecución que tenemos por la parte de AFIP no es un control fiscal, nosotros entendemos lo que es persecución y entendemos hasta donde es el control fiscal, que siempre lo tuvimos, pero también entendemos cuando nos acosan que es otra cosa y se entiende perfectamente bien.” Respecto de la situación con el banco, dice que desde hace doce años tienen cuenta y nunca han tenido un problema, pero en la actualidad no pueden emitir cheques, deben retirar dinero con limites diarios y el problema mayor que marca es que son irregularidades que “no tienen dónde denunciarlas”.

Una yerba de consumo responsable.

Se trata de Titrayju. Las iniciales del nombre son de las palabras: Tierra, Trabajo y Justicia. Es una yerba que comercializa la cooperativa Agrícola Río Paraná Ltda, empresa social que está asociada a Umiscoop. Tienen un producto, elaborado artesanalmente, en comunión con el medio ambiente y con las familias que lo trabajan. En este sentido, Aurelio se refiere al “consumo responsable” como aquel que “el consumidor entienda a quién le compra la yerba que toma y a quién beneficia. “Le compran a una cooperativa de pequeños productores que trabajan con un secado tradicional”, explica refiriéndose a la yerba ‘canchada’, que es la que está seca pero estacionada por 2 años. Un proceso que ninguna empresa industrial realiza. Además, cuenta que este consumo tiene que ver con la compra de un producto a precio justo, sin agro tóxicos y fundamentalmente, “que la distribución de los excedentes de la cooperativa llega a los productores primarios”. La comercialización se diferencia porque llega directamente al negocio minorista, evitando supermercados o cualquier venta mayorista. El antagonismo a otras empresas sociales que terminan entrando en el mercado, dice “y cuando entran al mercado tradicional, hay dos caminos posibles: son esclavas de las grandes empresas o se terminan fundiendo”.

 

Suscribirse al Newsletter
Suscripto a CNCT newsletter feed
Foros de Debate
Red Textil Cooperativa
Red Colmena
Red de Cooperativas de Tecnología
Diarios y Comunicadores
PROGRAMA CAPACITACIÓN CON OBRA